Ginzburg en la orilla

ginzburg en la orilla-

Sin proponérmelo y un poco por casualidad llegué a Ginzburg, y unas semanas más tarde estoy completamente perdida en su lectura. Empecé con la lectura de Léxico familiar, para continuar con Las palabras de la nocheLas pequeñas virtudes, y ya voy por más de la mitad de sus maravillosos Ensayos. Como tengo vacaciones, ahora mi único oficio es leer. 

Los libros de Ginzburg han resultado aparecer en el momento justo para convertirse en parte del verano y ahora su lectura es una clase de obsesión. Leo con furia y arrebato todo lo que ha escrito, como si fuera a llegar al final de algo. Sabía que Ginzburg que iba a gustarme. No sabía que iba a gustarme de esta manera.

En su escritura Ginzburg traza un retorno a las pequeñas cosas que, lejos de la pequeñez literaria, contienen el peso del mundo. Hay un momento, especialmente en la lectura de Léxico familiar o Las palabras de la noche, en que estremece su forma de narrar acariciando los detalles. No sabría cómo explicarlo. Natalia Ginzburg posee algo maravilloso. En este verano de mucho calor, me dedico a lectura ininterrumpida de sus libros en la isla del mes de vacaciones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: