Notas en un diario

26. enero. 2016 / Martes. Peluquería. Quiere que le acompañe y me quede con ella haciéndole compañía. Ajena a la conversación que mantiene, escucho que dice que soy un ave nocturna, que me acuesto tarde trabajando y leyendo. Cree que me he dormido, pero sólo leo. Me acuerdo de Un peluquero de señoras, aquel libro tan loco y disparatado de Philippe Lejeune. En la espera me siento madre de mi madre. En la historia de todas familias hay un momento en que las edades se superponen y el orden natural parece no tener sentido.

30. enero. 2016 / Sábado. Es uno de los mejores momentos del día. Me dirijo al quiosco dando un paseo tranquilo, después de tomar el primer café de la mañana. Me tomo un tiempo cuando llego: hojeo los periódicos, algunas revistas. En la mesa está colocada cuidadosamente la prensa del día.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: