Retengo imágenes que borra el tiempo para poder regresar a ellas

el-bello-verano

Me gustan las librerías de viejo en las que con algo de suerte es posible dar con pequeñas joyas. Me gusta que los libros que se pueden encontrar en ellas raras veces estén en perfecto estado de conservación. Me gusta detenerme en los pequeños defectos, un desgarrón quizá, que hace descender a estos libros a la categoría de segunda mano. Me gusta que todos tengan, sin embargo, una característica común: parece que aguardan pacientes a ser reconocidos. Me gusta que sólo sea necesario el delicado requisito de estar dispuesto a encontrarse con ellos. Me gusta El bello verano, de Cesare Pavese, que encontré por azar el otro día en una de ellas. Me gusta la foto que tomé entonces. Retengo imágenes que borra el tiempo para poder regresar a ellas. Pienso: la literatura y las librerías de viejo como ejercicios de melancolía. Pero esa es otra historia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: