Los momentos provisionales

13. septiembre. 2016 / Martes. Quería estar tumbada en el sofá, leyendo, en calma, sin apuro, tomando apuntes, una palabra tras otra y otra tras otra y luego otra, con la ventana abierta al vaivén de la noche y el ruido sordo de un coche cercano. Un día que pasa en el que no ha pasado nada, nada extraordinario, digo. Vacío, fugaz, inútil, perfecto porque lo ignoro.

14. septiembre. 2016 / Miércoles. Ramón Gaya: “Los momentos provisionales. Un día nos damos cuenta de que todos esos momentos vividos de refilón, de pasada, un poco a la ligera, provisionalmente, son también ellos momentos clave, decisivos, que van a imprimir en nosotros conclusiones decisivas; nos damos cuenta de que esos momentos que nos parecieran insignificantes y que tomáramos, cuando mucho, por una especie de media vida, de fragmentos de vida, vienen a ser, en realidad, y al final, nuestra mayor y mejor experiencia de vida real, de una vida real más verdadera, como más sorprendida en su verdad, ya que al estar nosotros… descuidados, distraídos, la vida no tropieza con nuestros prejuicios, con nuestros aprioris.

15. septiembre. 2016 / Jueves. Brotes, anotaciones, trazos de escritura interrumpida, breves reflexiones donde observo los cambios en mi letra manuscrita. Un día limpio, otro. No tengo nada que contar. No pasa nada y, sin embargo, cuánto. Por eso escribo, lucho con el vacío. Voy ganando. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: